Archivo de la etiqueta: consejos para un matrimonio feliz

Como mantener sano el matrimonio

El sabor del peligro
Demasiado cansados, demasiado ocupados o demasiado enojados son el nombre y apellido de los principales obstáculos en la salud erótica de las relaciones.
Pero la gurú no predica en vano. Perel duerme sólo cuatro horas por noche y entiende tan bien como cualquier mujer el agotamiento de una madre. “Es cierto que esa fatiga no se puede trivializar. Yo también me cansaba, pero sé que los amantes al inicio de una relación pueden estar despiertos toda la noche. De la misma manera, el deseo en el matrimonio debe hacer el esfuerzo de sortear los obstáculos, pues el resultado será indudablemente positivo”.
La especialista entiende, por ejemplo, que es muy difícil sobreponerse a las demandas de los hijos. “Una madre exhausta no puede recibir, ni tampoco necesita en realidad, mayor estímulo sensual o emocional que el que tuvo cuando amamantó a su hijo, unos minutos antes de acostarse a descansar.” En consecuencia, su solución a este delicado tema es brutalmente pragmática. Todos los años, la sicóloga y su marido toman vacaciones lejos de sus hijos y es así como han logrado mantener la buena salud del matrimonio, luego de dos décadas de convivencia.
Los consejos planteados son originales y variados, pero no por ello fáciles de seguir. Las parejas pueden esforzarse en planificar la seducción, pero la naturaleza no siempre responde a la sintonía forzada, pues tanta programación tampoco funciona. Tratando arduamente de ser espontáneos, se corre el riesgo de dejar de serlo.
Otro de los puntos que La inteligencia erótica señala es el coqueteo extramarital. Es cierto que el espectro de la infidelidad persigue a muchas parejas, y si bien los argumentos que consideran las relaciones extramatrimoniales como la única chance de felicidad erótica son expresiones consideradas hoy arcaicas o éticamente incorrectas, de hecho son apoyadas por los terapeutas. Perel no sólo adhiere a la tesis que apoya las virtudes del flirteo, sino que considera posible que una pareja sobreviva a una aventura e incluso se beneficie con ella.
En el papel, las ideas convencen por su sofisticación y elegancia, pero jugar con fuego conlleva sus riesgos. Y como con toda receta para la felicidad, conviene siempre mantener una sana cuota de escepticismo.
Más allá de los amores u odios despertados por el libro, la conclusión -que puede ser tachada de idealista- finalmente abre una luz de esperanza para la monogamia contemporánea.
Reconciliar amor y deseo como elementos no excluyentes es un logro nada menor. Sólo es preciso entender que no siempre se dan al mismo tiempo y que, como todo, hacerlo cuesta trabajo.
Seguridad y pasión son dos necesidades humanas fundamentales e independientes que florecen por diferentes motivos y tienden a arrastrar a las personas hacia direcciones opuestas. Por un lado se enaltece la estabilidad, asumiendo que echar raíces es inherente a la condición humana, pero también lo es la búsqueda de la novedad y el cambio como fuerza generadora de plenitud.
¿Un contrasentido? Es cierto, pero también lo es el ser humano, que encuentra su riqueza en definirse como una contradicción caminante.

Publicado en Sobre el matrimonio | Etiquetado | Deja un comentario