Después del casamiento

Después del casamiento

Todos nosotros somos fruto de un modelo familiar. Ahí prendimos nuestras primeras nociones acerca de lo que es un hombre y una mujer, un padre y una madre, un hermano y una hermana, un hijo, y también acerca de lo que se espera de ellos, de lo que se les permite y de lo que se les prohibe. Eso nos marca profundamente y está presente en la formación de nuestra propia familia. Pero no nos convierte, necesariamente, en prisioneros de ese modelo, ni en responsables de repetirlo y continuarlo.

Esta entrada fue publicada en Vivir en pareja y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>