Souvenirs del casamiento

La noche anterior: Tuve una comida con toda mi familia. El desayuno: Con mis hermanas y fue ¡suculento! El perfume: Banana Republic for women.
El vestido: Un top y una pollera, algo súper fácil de llevar. Los zapatos: Los típicos de novia pero con taco más bien bajo. Un accesorio: Una cadenita que era de la bisabuela de una de mis mejores amigas y una cruz con brillantes muy sencilla. La entrada a la iglesia: Fue muy distendida, la disfruté mucho. La salida: Multitudinaria, entre mi familia y la de mi marido éramos miles.
Un recuerdo imborrable: La luna llena, el día entero fue espectacular, me casaría otra vez. El viaje de luna de miel: Méjico y Punta Cana, playa y descanso. Un hecho inesperado: El calor que hacía, igual ni me di cuenta. El mejor regalo: Que no faltó nadie, y eso que fue un jueves. En síntesis… Casarse fue muy especial y romántico. Hay que estar consciente y disfrutarlo a pleno. Hoy, después de dos años y medio, con un hijo de dos años y otro en camino, lo haría mil veces más. ¡Qué lástima que sea sólo una vez!.

Esta entrada fue publicada en Organizar bodas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>